El esfuerzo



En la filosofía occidental el esfurzo tiene gran importancia para la comprensión del mundo. El esfurzo se convierte en el único camino para recobrar la paz y un saber especial.
Pero no solo la filosofía occidental da esa importancia al esfuerzo. Algunas escuelas filosóficas orientales también recurren a esto de distintas maneras: que si tienes que pensar así o asá, si hay que sentarse en una postura o en otra, etc.
Pero por supuesto ese modo de actuar, a poco que se observe un poco se observa que no hay razón si nos lo tomamos de una manera seria.
Entendemos el esfuerzo no como algún acto de supervivencia, (está claro que que si alguien tiene que comer se debe esforzar por lo menos en coger la comida) el esfurzo es el esfuerzo psicológico.
Básicamente el esfuerzo psicológico se fundamente en la comparación, en el debo y en el no-debo. En el conflicto entre la realidad y nuestras expectativas. Pero a veces, el esfuerzo da energía, determinación. Y así nos al finalizar el día uno se siente agotado, vacío, ansioso…

¿Un árbol se esfuerza por ser un árbol? O simplemente es?…

En fín, como decía Krishnamurti. Para meditar hay que observar, y para observar uno no tiene que hacer nada, solo ver.

Esta entrada fue publicada en Krishnamurti. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s