Las posibilidades de que no ocurra una guerra contra Irán


иран магатэ иран

El éxito de varias acciones de sabotaje contra las instalaciones nucleares iraníes pueden reducir el riesgo de un ataque israelí contra Irán.

El asesor del ministro de Defensa de Israel, Amos Gilad, lo confirmó al declarar que no se planea asestar un golpe contra Irán durante las próximas semanas. Aunque se trata solo de un período concreto, es la primera declaración de este tipo hecha últimamente.

Hace poco, Irán comunicó que las líneas eléctricas que suministran energía a las plantas para el enriquecimiento de uranio de Fordow y de Natanz se habían cortado por explosiones ocurridas 17 de agosto del año en curso.

Los cortes en el suministro de la energía eléctrica pudieron dañar las centrifugadoras de uranio. Pero el jefe de la Organización de la Energía Atómica de Irán, Fereydoun Abbasi-Davani, afirmó que estas no se vieron afectadas porque las plantas están equipadas con fuentes de abastecimiento de energía eléctrica alternativas. Pero según los medios de información israelíes, la avería causó un serio daño. En particular, la planta de Fordow estuvo parada durante varios días. Según Evgueni Satanovski, presidente del Instituto de Oriente Próximo, este incidente puso en evidencia que el programa nuclear iraní es muy vulnerable ante factores tecnológicos:

—Si los virus informáticos capaces de propagarse dentro de la maquinaria nuclear de Irán u otras tecnologías pueden frenar el programa nuclear iraní sin que se libre una guerra, esto seguramente se realizará.

El presidente estadounidense, Barack Obama, no está interesado en un nuevo conflicto militar y lo ha dado a entender en reiteradas ocasiones. El inquilino de la Casa Blanca rechazó la apelación presentada por el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, para definir una determinada “línea roja” que Irán no podría cruzar en su programa nuclear. Según los expertos, esto no tiene sentido. Durante los últimos dieciocho años, Irán cruzó siete veces estos límites convencionales. De acuerdo a lo informado por el periódico estadounidense The New York Times el pasado 2 de septiembre, en esta coyuntura, a los aliados no les queda otro remedio que recurrir a las operaciones secretas, incluidas acciones de sabotaje en las instalaciones nucleares.

Se van desarrollándose nuevos métodos de espionaje. Por ejemplo, se descubrió una “piedra espía” cerca de la planta nuclear subterránea de Fordow. La misma podía interceptar los datos secretos de las computadoras de esa instalación. Cuando los oficiales intentaron mover la piedra, esta explotó. Los agentes extranjeros se aproximaron tan cerca al programa nuclear iraní, que los líderes del país empezaron a preocuparse. El comandante de la División Aeroespacial de los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria Islámica, general de brigada Amir Ali Hajizadeh, anunció que Irán no tiene intención de atacar a Israel, pero podría asestar un golpe preventivo cuando esté seguro de que “los enemigos ultiman los preparativos para un ataque”. Y sus palabras están dirigidas no solo al auditorio iraní, señala Piotr Topichkánov, experto del Centro de Seguridad Internacional del Instituto de la Economía Mundial y Relaciones Internacionales subordinado a la Academia de Ciencias de Rusia:

—Es un mensaje para las fuerzas que organizan acciones de sabotaje en Irán, porque la república islámica es incapaz de dar una respuesta simétrica, temiendo que esta pueda provocar el inicio de las acciones bélicas. Por eso Teherán hace un intento de amenazar a sus enemigos y prevenir el conflicto militar. Al fin y al cabo, Irán muestra de ese modo que dispone de un potencial militar para asestar golpes contra varios países limítrofes. Esta retórica es políticamente motivada y tiene carácter defensivo.

Después del discurso agresivo pronunciado por el general iraní, un diputado del parlamento del país, Javad Jahangirzadeh,anunció que Irán puede dejar de cooperar con el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA). Teherán acusa a esta organización de filtrar la información secreta que puede utilizarse para sabotear sus instalaciones nucleares. Estas declaraciones se hacen para estudiar la situación, opina Evgueni Satanovski:

—Es evidente que Irán es capaz de abandonar el OIEA cuando lo considera oportuno, como lo hizo Corea del Norte en su época. EsevidenteasimismoqueIránlohará para cerrar el acceso a los inspectores del OIEA a sus instalaciones nucleares cuando ya no se pueda disimular lo que pasa allí en lo que se refiere al componente militar de su programa nuclear. Es de poca importancia cuando se tome esta decisión. Parece que las autoridades iraníes ya están elaborando tales proyectos y los diputados del parlamento de Irán han empezado a estudiar la situación.

En esta coyuntura, el presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, lanza un gesto conciliatorio, al declarar que su país está dispuesta a determinar un límite para sus reservas del uranio enriquecido. El mandatario iraní añadió asimsimo que era poco probable que la situación en torno a Irán cambiase antes de las elecciones presidenciales en EEUU que se celebrarán en noviembre próximo. Este anuncio fue hecho en la antesala de la nueva ronda de las conversaciones entre Irán y el “sexteto” de mediadores internacionales, conformado por Rusia, EEUU, Reino Unido, Francia, China y Alemania, sobre el problema nuclear iraní que se celebrarán en Nueva York el próximo 27 de septiembre.

fuente:La Voz De Rusia

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s